Volcán Osorno



Este imponente volcán de más de dos mil 500 metros de altura que se levanta junto al Lago Llanquihue, es un personaje omnipresente en el paisaje de la región, pues es visible desde la provincia de Osorno a Chiloé. La ascensión al volcán tiene una dificultad media, bastante similar a la del Villarrica, diferenciándose en los últimos 400 metros de desnivel en donde la pendiente
aumenta hasta los 50 ó 55º. Ésta dura de 6 a 7 horas y debe realizarse con guías y equipos especializados. En la región existen varias agencias de turismo que realizan el ascenso.

El momento más adecuado para subir el Volcán Osorno es cuando las fuertes nevadas y el frío incesante han terminado; es decir, al final de la primavera (noviembre y diciembre), época en que la nieve se empieza a endurecer por efecto del sol. En verano se derrite, por lo que la subida resulta más difícil y un poco peligrosa.

Un atractivo menos conocido es una gran cueva de hielo a unos 200m de la cumbre. No está en la ladera oeste -por la que transcurre la ruta normal, por lo cual es difícil encontrarla. Cuenta la leyenda que es la nieve la que va apagando el fuego del volcán, para no dejar salir al Pillán, espíritu maligno que ruge en el interior de los volcanes, y que demuestra su poder expulsando humo y azufre.

Volcán Osorno Volcán Osorno Volcán Osorno